Corazón

Cuando hay obstrucciones de las arterias del corazón, una persona puede tener dolor de pecho o angina de pecho, y por último un ataque cardiaco o infarto del miocardio. En algunos casos, particularmente en individuos con diabetes mellitus, la angina puede estar ausente y los infartos serán “silenciosos”. Un ataque cardíaco puede ser el primer signo de enfermedad de las arterias coronarias, en algunos pacientes los exámenes de laboratorio pueden resultar normales aún en la presencia de enfermedad coronaria.

Usted o su doctor pueden tener sospechas de que usted tiene una enfermedad de las arterias coronarias si es que existen síntomas sugestivos, factores de riesgo, y/o una fuerte historia familiar de enfermedad de las arterias coronarias. Los factores de riesgo incluyen ser del sexo masculino, elevado colesterol en sangre, diabetes mellitus, presión arterial alta (hipertensión), tabaquismo, obesidad,  y falta de ejercicio. La presencia de enfermedad coronaria es confirmada frecuentemente por una prueba de esfuerzo, ecocardiograma, medicina nuclear o por un cateterismo cardiaco. Una prueba de esfuerzo se hace en una banda sinfín con el monitoreo de un electrocardiograma o ecocardiograma. Se puede realizar como paciente externo. Un estudio de cateterismo cardiaco es una prueba invasiva en la cual un pequeño tubo o catéter se pasa a través de una arteria en la ingle o en el brazo hacia el corazón y un medio de contraste o “pintura” es inyectada dentro de las arterias coronarias. Imágenes de rayos “X” son tomadas y pueden mostrar las obstrucciones presentes. Una vez que la enfermedad de las arterias coronarias es diagnosticada, existe un número de tratamientos incluyendo medicamentos, angioplastia, cirugía y terapia celular.

Las indicaciones de cirugía fueron definidas primero por los resultados de un estudio llamado Estudio de Cirugía de las Arterias Coronarias (CASS = iniciales en inglés). El estudio fue hecho por cardiólogos y cirujanos cardiotorácicos en los primeros días de la cirugía de puentes. Este estudio mostró ventajas de sobrevida para pacientes que iban a cirugía y que tenían enfermedad de la arteria coronaria izquierda principal y también en aquellos pacientes que tenían enfermedad de las tres arterias coronarias mayores y con mala función de la cavidad más importante que tiene el corazón, el ventrículo izquierdo. La cirugía también puede estar indicada en otras circunstancias específicas, como cuando un paciente esta experimentando angina pecho que no puede ser controlada únicamente con medicamentos. El más importante concepto para tener en mente es que la enfermedad de las arterias coronarias es compleja y la situación específica de cada paciente es diferente. Por ello, usted debe platicar sus problemas con su médico.

Los puentes aorto-coronarios es la operación que se hace con mayor frecuencia en México para el tratamiento de las enfermedades del corazón. Los Cirujanos Cardiotorácicos hacen este procedimiento para librar los bloqueos u obstrucciones de las arterias coronarias. Las arterias coronarias son los vasos sanguíneos que llevan sangre con oxígeno y nutrientes al músculo cardiaco. El corazón depende de estos combustibles ya que trabaja constantemente para bombear sangre a todo el cuerpo. El corazón nunca descansa como lo hacen otros músculos del cuerpo y él requiere de combustible todo el día y toda la noche. El término de cardiopatía isquémica se refiere  cuando el corazón no recibe estos combustibles. Cuando el corazón está muy isquémico (cuando el suministro de combustible se encuentra en condiciones críticas), el músculo empieza a morir. Esto es lo que se conoce como un “ataque cardiaco” o infarto del miocardio.

Los puentes aorto- coronarios son un procedimiento que se realiza exclusivamente por cirujanos cardiotorácicos. La técnica tradicional incluye una incisión en medio del pecho, sobre un hueso llamado esternón. Esta incisión se llama Esternotomía. A través de esta incisión el cirujano puede ver el corazón y la aorta. El procedimiento tradicional requiere que el paciente sea conectado a una máquina llama de corazón-pulmón mientras los puentes son elaborados. Así, el corazón puede pararse gracias a la administración de un líquido con mezcla de sustancias químicas, llamado cardioplegía. Una vez que los puentes han sido elaborados, el paciente es retirado de la maquina corazón pulmón y su corazón vuelve a latir y mantener su función nuevamente. Los puentes pueden ser realizados usando la vena safena de la pierna para llevar sangre rodeando la obstrucción de las arterias lesionadas. La vena es pegada en un extremo en la aorta y en el otro extremo en la arteria coronaria más allá de la obstrucción. Además se puede utilizar la arteria mamaria interna (que corre en el interior del pecho), la arteria radial (una de las arterias del antebrazo) y algunas otras que tienen sus ventajas y beneficios con respecto a las venas de la pierna.  Actualmente la mayoría de las operaciones de puentes aorto-coronarios son realizadas usando una combinación de injertos de puentes incluyendo la arteria mamaria y alguna vena.