Escleroterapia con Espuma

La escleroterapia o esclerosis de varices (inyección de una sustancia dentro de la vena enferma para hacerla desaparecer) además de indicarse para venas pequeñas también se puede realizar en venas grandes (colaterales o tronculares). El agente esclerosante para tratar estas venas enfermas se mezcla con aire, oxígenos o CO2 para formar una espuma que desplaza la sangre de las venas, permitiendo un mayor tiempo de contacto efectivo con las paredes de las mismas y produciendo una reacción inflamatoria, que ocasiona que la vena se cierre y se convierte en un cordón fibroso al cabo de unas semanas.

Esta técnica ha tenido un especial desarrollo en los últimos años. Está considerada por muchos cirujanos la técnica de elección para tratar la varices recurrentes; pero actualmente se considera incluso en tratamientos para los pacientes que antes la cirugía o los procedimientos endovasculares eran el tratamiento de elección.

La escleroterapia con espuma se realiza en el consultorio, es un procedimiento ambulatorio, no se necesitan cuidados especiales previos al tratamiento y cuando se tratan la safena mayor o menos se requiere realizarlo con control ecográfico. Es una técnica que tiene muchas ventajas, pero la desaparición de las varices es más lenta que con la cirugía y a largo plazo los resultados no son tan buenos como la cirugía convencional o los procedimientos endovasculares.