Piernas Hinchadas

El linfedema es el acúmulo progresivo de líquido rico en proteínas (linfa), que ocurre como resultado de una falla del drenaje de la linfa. Principalmente se presenta en brazos y piernas, pero puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

El linfedema es una enfermedad crónica y progresiva, que si se diagnostica tempranamente y se indica el tratamiento adecuado se evitan las complicaciones como la desfiguración (elefantiasis), endurecimiento (fibrosis), infecciones repetitivas, úlceras, fistulas y perdida de la función del miembro afectado.

El linfedema se establece cuando los canales linfáticos se obstruyen y no pueden drenar la linfa. Esto puede suceder cuando el sistema linfático se daña. Algunas causas comunes de lesión de los linfáticos son infección, radiación, traumatismos, cáncer o resección quirúrgica de los nódulos linfáticos.

El linfe-dema es un efecto secundario común posterior a la cirugía del cáncer de mama en la que se resecan los ganglios linfáticos. En algunos casos el linfedema puede ser congénito debido a una falla en su desarrollo en el período fetal.

Existen dos tipos de linfedema de acuerdo a su origen: 1) Linfedema primario y 2) Linfedema secundario.

Linfedema Primario: ocurre sin ninguna causa aparente o conocida y es debido a una condición congéni-ta o hereditaria. En este tipo de linfedema la función de los vasos linfáticos esta disminuida o por com-pleto ausente.

Linfedema Secundario: es el tipo más común y se debe a una obstrucción o interrupción de los vasos linfáticos. Las causas más comunes que producen este tipo de linfedema son: cáncer por si mismo o por su tratamiento, procedimientos quirúrgicos, terapia de radiación, quemaduras, infecciones, y trauma-tismos. Es más común ver esto después de cirugía de mama, área pélvica y extirpación de linfomas y melanomas.

Los signos y síntomas son el conjunto de hallazgos que el paciente comenta o presenta físicamente. En los casos de linfedema pueden estar determinados por algún antecedente en particular o haber aparecido espontáneamente. Los signos y síntomas más característicos son:

  • Sensación pesadez del miembro afectado.
  • Sensación de tirantez en la piel.
  • La piel puede tornarse brillosa.
  • Los tejidos debajo de la piel pueden ponerse duros y fibrosos.
  • La ropa le queda más ajustada.
  • Los anillos o accesorios se sienten apretados.
  • Infecciones de la piel.
  • Disminución de los movimientos de las articulaciones.

Al progresar el Linfedema hay aumento de hinchazón en las áreas implicadas. La movilidad puede ser severamente perjudicada y el movimiento de las articulaciones puede ser limitado y a veces doloroso. La piel en las áreas implicadas puede ponerse tensa y seca. Los tejidos debajo de la piel pueden ponerse duros y fibrosos, lo cual perjudica el flujo de sangre y oxígeno al área. Este estado poco sano a menudo conduce a infecciones, y úlceras.

El diagnostico se realiza generalmente con la historia clínica y un detallado examen físico, posteriormente si hay necesidad, para confirmar el diagnóstico o proponer un tratamiento específico, se realizan estudios de imagen como: ultrasonido vascular y tejidos blandos, el linfangiograma con radioisótopos, Resonancia magnética nuclear o tomografía axial computarizada.

Existen dos tipos de tratamiento para el linfedema. Uno es el tratamiento conservador denominado terapia descongestiva compleja o rehabilitación integral del linfedema. El otro es el quirúrgico que con-siste reparar las vías linfáticas o quitar el exceso de tejidos Tratamiento Conservador del Linfedema

La terapia para linfedema se le denomina terapia descongestiva compleja e incluye:

  • Drenaje Linfático Manual (DLM) – técnica de masaje manual con movimientos suaves, que estimula el funcionamiento de los vasos linfáticos para asistir en remover el líquido acumulado en las áreas afectadas.
  • Terapia de Compresión– Aplicación de múltiples capas de vendajes de baja tensión para asistir con la disminución de edema y prevenir de nuevo el acumulo de linfa. La aplicación de vendajes después del DLM aumenta la movilidad de la linfa.
  • Presoterapia- Aplicación de compresión mediante una bomba neumática especial.
  • Ejercicios Terapéuticos– Instrucción en un programa de ejercicio individualizado para aumentar el resultado del DLM, y el vendaje compresivo.
  • Cuidado de la Piel– Uso de jabones, cremas y lociones especiales, junto con educación al paciente para prevenir infecciones y heridas.
  • Medicamentos linfotrópicos.
  • Dietas especiales.
  • Este tratamiento también puede ser beneficial para:
  • Insuficiencia venosa crónica
  • Edema después de una cirugía
  • Lipedema
  • otros tipos de edema.

Tratamiento quirúrgico:

  • Anastomosis linfo-venosas
  • Autotrasplante de ganglios linfáticos
  • Liposucción
  • Cirugía de resección de tejidos