Trombosis Venosa Profunda

Trombosis Venosa Profunda y Superficial

La trombosis venosa profunda (abreviada como TVP) es un coágulo de sangre en una vena profunda dentro de su cuerpo. Estos coágulos usualmente ocurren en las venas de sus piernas. A pesar de que la TVP es una condición común, también es una condición peligrosa. Si el coágulo de sangre se desprende y viaja a través del torrente sanguíneo podría bloquear una vena en sus pulmones. Este bloqueo llamado embolismo pulmonar puede ser fatal.

Usted tiene riesgo de tener TVP si usted:

  • Es mayor de 60 años de edad.
  • Está inactivo o inactiva por un período de tiempo largo; por ejemplo, mientras vuela en un avión, al hacer un viaje largo en carro o recuperarse de una cirugía con reposo en cama.
  • Si ha heredado una condición que hace que usted forme más coágulos sanguíneos.
  • Tiene una lesión o una cirugía que disminuye el flujo de sangre a una parte del cuerpo.
  • Está embarazada o recientemente ha dado a luz.
  • Está pasada de peso.
  • Tiene venas varicosas( várices).
  • Tiene cáncer, incluso si está recibiendo tratamiento para éste;
  • Está tomando píldoras para prevenir la natalidad o terapia hormonal, incluso aquella para tratar los síntomas después de la menopausia.
  • Si tiene un catéter venoso central.

Su riesgo de TVP aumenta si usted tiene varios factores de riesgo a la vez.

Ejercite con frecuencia los músculos de la parte inferior de la pierna si va a estar inactivo por un período de tiempo largo.

Salga de la cama y muévase tan pronto pueda después de haber sido operado o después de haber estado enfermo.

Después de algunos tipos de cirugía, tome medicamento para prevenir la formación de coágulos de sangre como su médico le indique.

Algunas personas no tienen ningún síntoma. La mayoría tienen hinchazón en una o ambas piernas. Con frecuencia, hay dolor o molestia en una pierna que puede ocurrir solamente cuando usted se para o camina.Usted también puede notar la piel tibia, roja o decolorada en la pierna afectada. Si tiene alguno de estos síntomas llame a su médico inmediatamente: Si su médico cree que usted podría tener TVP, el médico le podría ordenar uno o más exámenes. Estos pueden incluir un examen de ultrasonido que usa ondas de sonido para evaluar el flujo de sangre dentro de sus venas, o una venografía, en la cual su médico inyecta un tinte dentro de su vena y luego toma una radiografía para buscar coágulos de sangre.

Las siguientes son las metas principales del tratamiento para la TVP:

  • Impedir que el coágulo aumente de tamaño.
  • Prevenir que el coágulo se desprenda y viaje hasta alcanzar sus pulmones.
  • Prevenir la formación de cualquier coágulo de sangre en el futuro.

Se usan varios medicamentos para tratar o prevenir la TVP. Los más comunes son anticoagulantes también conocidos como medicamentos para «adelgazar» la sangre, entre los cuales están la warfarina o la heparina. Los anticoagulantes «adelgazan» su sangre de modo tal que no se forman coágulos. La warfarina se toma como una tableta y la heparina se da por vía intravenosa, es decir, se inyecta en las venas. Si usted no puede tomar heparina, su médico le puede prescribir otro tipo de anticoagulante llamado un inhibidor de trombina.

Los anticoagulantes pueden hacer que usted sangre con más facilidad. Por ejemplo, usted podría notar que su sangre toma más tiempo para coagular cuando usted se corta. Probablemente también formará moretones con mayor facilidad. Si usted tiene algún sangrado inusual o fuerte llame a su médico enseguida. La warfarina puede causar defectos de nacimiento. Las mujeres embarazadas no pueden tomar warfarina. Otros medicamentos pueden afectar qué tan bien funciona un anticoagulante. Si usted está tomando un anticoagulante, pregúntele a su médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo, incluso aquellos que se obtienen sin prescripción, o vitaminas. Ciertos alimentos ricos en vitamina K, tales como vegetales de color verde oscuro, también pueden afectar qué tan bien funciona un anticoagulante.

Si usted no puede tomar medicamento para «adelgazar» la sangre, o si éste medicamento no le funciona, su médico le puede recomendar que se ponga un filtro dentro de la vena cava que es la vena principal que regresa al corazón desde la parte inferior de su cuerpo. Este filtro puede atrapar un coágulo a medida que se mueve a través de su torrente sanguíneo y prevenir que alcance sus pulmones. Este tratamiento se usa principalmente en las personas que han tenido varios coágulos que han alcanzado sus pulmones. La elevación y compresión de la pierna afectada puede ayudarle a disminuir la hinchazón y el dolor causado por la TVP. Su médico le puede recetar medias de compresión graduada para disminuir la hinchazón en su pierna después de que se le ha formado un coágulo de sangre. Estas medias se usan desde el arco de su pie hasta justo por encima o por debajo de su rodilla. Las medias ejercen una compresión (presión) suave de su pierna.

Después de haber tenido una TVP se puede presentar el síndrome postrombótico que constituye la expresión clínica del conjunto de alteraciones que sufre la extremidad como consecuencia de haber padecido una TVP.

Aproximadamente el 75% de las personas que han presentado una ETEV desarrollarán en el transcurso de los años un síndrome postrombótico. La causa radica en la destrucción del sistema valvular venoso y la presencia de hipertensión venosa que provoca la incompetencia valvular. Crónicamente aparece edema, tumefacción, dolor, induración y pigmentación alrededor del tobillo (dermatitis ocre), ulceración y claudicación venosa (dolor en la pantorrilla durante el ejercicio).

Es la inflamación de las venas superficiales con la presencia de coágulos sanguíneos en su interior. Se puede presentar tanto en venas varicosas como en venas normales. Los factores de riesgo para presentar la tromboflebitis pueden ser un traumatismo, la inyección de algún medicamento, la presencia de trastornos de la coagulación de la sangre o  aparecer de manera espontánea.

Los síntomas y signos típicos son:

  • Inicio repentino, dolor local.
  • Eritema y aumento de la temperatura de la zona afecta.
  • Discreto edema sobre el trayecto de una vena superficial.
  • Posteriormente, la vena se transforma en un cordón sólido y duro.

El diagnóstico clínico de una tromboflebitis superficial suele ser sencillo. No obstante, a veces puede confundirse con otros procesos: linfangitis, celulitis, hipodermitis, vasculitis, etc. En casos de diagnóstico dudoso, puede ser útil la realización de una ultrasonografía doppler.

Salvo casos excepcionales el tratamiento puede realizarse en el domicilio del paciente. Si la flebitis se encuentra en un territorio por debajo de la rodilla se aconsejará vendaje elástico y deambulación precoz. Se puede indicar pomadas  con heparina, analgésicos, antiinflamatorios y si se observa un componente infeccioso antibióticos.