Ulcera Venosa

Las úlceras de los miembros inferiores son una solución de continuidad de la piel que ocurre en las piernas, dicho de otra manera es una ruptura o herida de la piel que puede variar de profundidad o tamaño y se localiza desde por debajo de rodilla hasta el pie.

Hay muchas causas que pueden ocasionar úlceras en las piernas; las más frecuentes son las de origen vascular y de entre ellas la más común es la provocada por la insuficiencia venosa crónica (ver varices) que causa atrofia de la piel, y esta recibe el nombre de úlcera venosa. Las otras causas pude ser la provocada por mala circulación que es la úlcera arterial, la que pasa por complicaciones de la diabetes, alguna infección o la ocasionada por problemas reumatológicos como la artritis o lupus entre otras causas.

Ulcera Venosa

Ulcera Arterial

Las úlceras venosas se presentan tanto en hombres como en mujeres. Usted puede tener más probabilidades de desarrollar una úlcera en la pierna si ha sufrido una lesión en la pierna, si ha tenido determinados padecimientos (insuficiencia venosa), un coágulo de sangre en la pierna (trombosis venosa) ,embarazos múltiples o ya ha tenido úlcera venosa anteriormente. Entre los factores de riesgo se incluyen también el exceso de peso o tener un trabajo que requiere estar de pie o sentado por largos períodos de tiempo y la herencia.

Las primeras señales de que se puede en un futuro desarrollar una úlcera venosa son: pierna edematizada (hinchada), venas varicosas dilatadas, sensación de ardor o picazón, la piel se vuelve color rojo marrón, dura y seca. A estos cambios se les denomina lipodermatoesclerosis.

El lugar más común es en la cara medial del tercio distal de la pierna, pero esta se puede presentar en cualquier parte de la pierna e inclusive abarcar todo el tobillo.

Las úlceras pueden ser de diferentes tamaños, de bordes irregulares, generalmente son superficiales, de color rojo brillante, exudan mucho, provocan dolor y la piel que lo circunda esta inflamada, y con cambios de coloración.

Su médico le realizara una historia clínica y examen físico completo para obtener la información necesaria y poder realizar el diagnóstico correcto y diferenciar el tipo de úlcera que lo aqueja. Posteriormente para corroborar la sospecha clínica se indican estudios de imagen no invasivos como el eco-duplex vascular con el cual podemos observar el sistema venoso y arterial y poder verificar si estos se encuentran funcionando mal.

Si quedan dudas se debe de hacer otros estudios complementarios como, angiotomografía, biopsia de la úlcera u otros estudios según estén indicados.

Posterior a confirmar el diagnóstico de úlcera venosa, se debe tratar esta con los cuidados generales que se aplica a otras heridas, si la herida se encuentra infectada se indica antibioticoterapia, la herida se cubre con apósitos y posteriormente se coloca compresión mediante un vendaje en capas o se usan medias especiales de compresión alta. La frecuencia de las curaciones depende de la evolución de la herida. Con estos cuidados el 60-65% de las úlceras venosas cicatrizan en 3 a 6 meses.

Si en la historia clínica y estudios complementarios se diagnosticó que el sistema venoso superficial esta alterado y el profundo se encuentra sin obstrucciones, se puede indicar cirugía convencional como lo es la safenectomía, tratamiento endovascular con láser o radiofrecuencia, tratamiento de las venas perforantes, con el fin de acelerar la cicatrización de la úlcera y evitar que se vuelva a presentar.

Si con estas medidas no se obtiene la curación se pueden indicar tratamientos alternativos como: ozonoterapia, terapia con luz infrarroja, curaciones factor rico en plaquetas, sesiones con oxigeno hiperbárico, apósitos con factores de crecimiento o injerto de piel.

  • Aun cuando la úlcera de la pierna haya sanado, usted deberá vigilar el área cuidadosamente. Siga estos pasos para evitar que su úlcera de la pierna regrese:
  • Revise su piel y huméctela todos los días.
  • Siga usando las medias de compresión ( remplácelas cada 3-6 meses).
  • Evite golpearse la pierna.
  • No se exponga a temperaturas cálidas.
  • Mantenga su peso ideal.
  • Siga una dieta saludable.
  • Haga ejercicio regularmente (la natación o la caminata son excelentes).
  • Si fuma, deje de fumar.
  • No use ropa ajustada, ni zapatos de tacón alto.