Varices

Las venas son vasos sanguíneos que  tienen como función llevar la sangre al corazón. Las venas de las piernas tienen válvulas en su interior que  al abrirse permiten el paso de la sangre en un solo sentido y se cierran para impedir que la sangre fluya en sentido contrario. Si por alguna razón las válvulas no funcionan adecuadamente la presión dentro de las venas aumenta, sus paredes se dilatan y se forman las venas varicosas si esto continua la sangre tiende a estancarse y posteriormente aparecen las complicaciones.

A las venas dilatadas dependiendo del tamaño reciben el nombre de telangectasias (arañas vasculares), o venas varicosas. Las arañas vasculares son vasos pequeños de color rojo, azul o púrpura que se encuentran en la superficie de la piel y las venas varicosas son venas grandes tortuosas, que se localizan más profundamente.

Las venas varicosas y arañas vasculares además de ser cosméticamente desagradables pueden causar dolor, hinchazón en las piernas, comezón, calambres, pesantez o sensación de inquietud y si no son tratadas puede llevar a cambios de la coloración de la piel, sangrado, ulceras, hinchazón crónica o inflamación de las venas (tromboflebitis).

Exactamente no se sabe cuál es la causa por lo que las válvulas venosas empiezan a funcionar mal, y las paredes de las venas se adelgazan ocasionando, venas varicosas y arañas vasculares; pero entre los factores predisponentes el más importante sin duda es la herencia (tendencia familiar). En las mujeres es más frecuente la presencia de problemas venosos y esto se debe a los factores hormonales ocasionados por el ciclo menstrual, embarazo, menopausia, el uso de pastillas anticonceptivas o estrógenos sustitutivos.  Otros factores predisponentes pueden ser la edad, el tipo de ocupación, la obesidad, la falta de ejercicio, el uso de zapatos de tacón alto o de ropa ajustada y los golpes en las piernas.

En el caso de  las arañas vasculares en general no se necesita realizar algún estudio especial más que los realizados de rutina en el consultorio. En el caso de venas varicosas es más frecuente la necesidad de realizar otros estudios de imagen para evaluar correctamente el problema venoso y así poder tener más éxito al decidir cuál tratamiento es el más indicado. El estudio más frecuentemente indicado es el de un Eco-dúplex venoso, el cual se realiza en el consultorio, no ocasiona molestia alguna y brinda la información necesaria para indicar el tratamiento ideal en cada  caso en particular.

Cuando las arañas vasculares o venas varicosas son cosmética-mente desagradables, causan dolor o alguna otra molestia está indicado algún tipo de tratamiento. Existen dos tipos de tratamiento: uno conservador que consiste en el uso de medias de compresión, cambios del estilo de vida, la toma de medicamentos etc., o el tratamiento correctivo que incluye la escleroterapia, la miniflebectomía, el uso de técnicas con láser y la cirugía convencional. Estos diferentes tratamientos se pueden combinar de acuerdo a cada caso en particular.

Las técnicas quirúrgicas para tratar venas varicosas de los troncos venosos principales (venas grandes) incluyen la ligadura y extracción de las venas afectadas, la cual se puede llevar acabo utilizando anestesia local, espinal o general. Generalmente el paciente solo esta uno o dos días en el hospital.

La flebectomía ambulatoria es un procedimiento quirúrgico que por medio de heridas de 1 a 4 mm (las cuales dejan cicatrices  casi no visibles) se extirpan las venas varicosas, se realiza en el consultorio bajo anestesia local y no hay necesidad de hospitalización.

Para muchos este es el mejor método para tratar las arañas vasculares pero también puede ser utilizado para venas varicosas. Esta consiste en la inyección de una solución esclerosante, que puede ser administrada en forma líquida o en espuma,   por medio de agujas muy pequeñas, lo que produce una reacción dentro de la vena inyectada  que hace que se cierre esta, posteriormente con el uso de vendas o medias de compresión la vena tratada se mantiene comprimida  por varios días para lograr una buen cierre de la vena tratada. Este procedimiento se lleva a cabo en el consultorio, puede ser necesaria más de una sesión y no hay necesidad de internamiento.

Existen una gran variedad de equipos de Láser los cuales producen un haz de luz que se dirige hacia la luz de las venas causando el cierre de las mismas. Este se utiliza principalmente para las arañas vasculares y  el cierre endovascular de los troncos venosos.

El láser cutáneo se indica para el manejo de las telangectasias o arañas vasculares. Se puede combinar con escleroterapia u otros tratamientos. Esta técnica funciona mediante un rayo de luz que ocasiona que la sangre dentro de las venas se calienten y provoquen que las arañas vasculares se cierren, logrando desaparecerlas con el paso del tiempo.

Este es el tratamiento ideal para cuando las venas safenas presentan reflujo sanguíneo. Es un procedimiento ambulatorio, realizado bajo anestesia local, y ocasiona mínimas molestias. El procedimiento consiste en la introducción de una fibra láser o de radiofrecuencia dentro de la vena safena a través de una punción de aguja guiada por el ultrasonido. La fuente de energía se activa, y la vena safena se cierra desde adentro. El procedimiento toma menos de una hora, y el paciente sale caminando.

El éxito del tratamiento de los problemas venosos se basa funda-mentalmente en la evaluación adecuada y correcto diagnóstico de la enfermedad.  Las diferentes técnicas para la corrección de los problemas venosos generalmente son bien toleradas, presentan  mínimas molestias, complicaciones menores y buenos resultados. Cada técnica tiene sus ventajas y desventajas las cuales deben de ser explicadas extensamente.